Cuando cualquier dispositivo que se conecta a internet, necesita tener un número que le identifique de forma única. Este número se conoce como dirección IP.

Una IP tradicional tiene un aspecto semejante a 80.84.37.45, es decir, cuatro números separados por puntos. Este número te lo proporciona tu proveedor de acceso a internet, que probablemente será Movistar, Vodafone, etc.

A la hora de contratar tu servicio de conexión a internet, tu proveedor te ofrecerá diversas características, entre ellas la velocidad de acceso (sí, los famosos "megas") y una IP Fija o Dinámica.

Si no especificas nada, es probable que te asignen una IP dinámica, es decir, tu IP cambiará cada cierto tiempo.

Para utilizar la plataforma Akron con total seguridad, debes solicitar a tu proveedor una IP Fija, es decir, que tu número sea siempre el mismo.
Es posible que tu proveedor te cobre una pequeña cantidad extra por esta característica pero es mucho más segura :)

¿Y porqué somos tan exigentes? Porque para nosotros la seguridad es lo primero.
Con una IP fija, podemos verificar que los terminales Akron que se conectan a nuestra plataforma en la nube son dispositivos autorizados (siempre validamos las IP de todos ellos), elevando de esta manera el nivel de seguridad del sistema.

Si cualquier dispositivo no autorizado intentara suplantar tu identidad, sería automáticamente bloqueado sin tener ninguna posibilidad de acceder a ningún sistema. 

¡Seguridad ante todo!

 

───

Artículos relacionados:

¿Encontró su respuesta?